El Brainstorming NO Funciona

por Juan Prego, socio fundador de Actitud Creativa

Es casi inevitable, cada semana recibo algún tipo de artículo que revela alguna investigación acerca del brainstorming, clamando al cielo que la técnica más utilizada en el mundo para generar ideas no funciona.

Las afirmaciones en general se plantean como una verdad revelada y casi siempre está acompañada de algún método más evolucionado que supera la clásica técnica. Desde que en los años 40 Alex Osborn comenzara a difundir esta técnica, cientos han sido sus detractores.

Uno de los últimos famosos exponentes “anti” brainstorming fue el supuesto divulgador Jonah Lehrer. Autor de varios libros que han vendido millones de ejemplares, publicó un extenso artículo en el New Yorker contra el brainstorming, que puso en entredicho la citada técnica y del cual se hicieron eco varios “expertos” en creatividad. Más tarde, se descubriría que Jonah había falsificado varios de sus estudios, e inventado hechos y citas en sus libros.

Lo más sorprendente para mí cada vez que leo estos artículos, es el profundo desconocimiento que los autores demuestran del trabajo de Alex Osborn y la técnica en sí, ya que la mayoría de sus afirmaciones no contradicen en nada aquellas que hiciera Osborn hace ya más de 60 años. A continuación recorreremos una lista de algunos de estas afirmaciones y “descubrimientos” recientes sobre el brainstorming, intentando aportar un poco de luz a esta eterna discusión.

UNO: “El brainstorming NO funciona porque las últimas investigaciones demuestran que el pensamiento individual supera al pensamiento de grupo.”

En el libro Imaginación aplicada, Alex Osborn escribe bajo el título “El pensamiento individual es todavía esencial” lo siguiente:

“En este punto estaría bien clarificar un concepto erróneo acerca del brainstorming. Algunos han pensado erróneamente que este esfuerzo colaborativo debe reemplazar el pensamiento individual. El hecho es que el brainstorming en grupo es recomendado solamente como un complemento a la generación de ideas individual” 

Y más tarde cita al Professor John Arnold de la Universidad de Stanford para agregar:
“Si bien el brainstorming fue originalmente propuesto como una actividad grupal, debe ser extendida a los extremos de la organización. Un individuo puede hacer brainstorming y también una organización”

Estas afirmaciones no sólo nos indican que el autor del brainstorming en ningún momento sugería reemplazar la ideación individual con la grupal, sino más bien complementarla, y además al hablar de la extensión del brainstorming a “toda la organización” ya apuntaban a las claras tendencias que hoy existen sobre la “innovación abierta”.

De hecho más adelante escribe:
“Aún con las múltiples virtudes del brainstorming grupal, la ideación individual es usualmente mas útil y puede ser igual de productiva. De hecho, la metodología idea para encontrar ideas se basa en un ataque triple

1) Generación individual

2) Brainstorming en grupo

3) Generación individual.

Aunque en los tres casos es importante aplicar el principio de “posponer el juicio” para ser más productivos.”

Si entendemos como nació el Brainstorming, entonces tenemos que comprender que es una actividad para elevar la cantidad y la calidad de las ideas complementando el pensamiento de individual y mejorando el pensamiento grupal al momento de generar ideas.

DOS: “El brainstorming NO funciona porque las investigaciones han demostrado que el pensamiento crítico produce mejores resultados que el pensamiento libre de juicios.”

Uno de los principios básicos del brainstorming es “posponer el juicio”, de alguna forma esta regla se ha malinterpretado a: ¡nunca enjuicies! asumiéndose como un ataque directo al pensamiento crítico.

La regla de posponer el juicio, busca permitir un espacio de exploración donde el juicio no interrumpa –en una primera fase– la expresión de ideas que puedan parecer alocadas, pero que nos lleven a interesantes nuevas direcciones de pensamiento. ¡Pero esto no significa que el juicio crítico es algo negativo!

En realidad, Alex Osborn daba un enorme peso al juicio dentro del proceso creativo:

“Aún cuando la imaginación creativa es esencial para encontrar soluciones en el proceso de solución creativa de problemas, el juicio debe jugar un papel aún mayor”

¿¡El creador del brainstorming ensalzando el juicio!? Sí. Osborn incitaba a los demás a pensar en ideas realmente alocadas, tanto que posponer el juicio es una de las 4 reglas básicas del brainstorming.

Esta regla, lo enfrentaba a una pregunta constante en todo tipo de organizaciones: ¿Cuan útil es realmente generar este tipo de ideas tan alocadas?

Según Osborn:

“la calidad de las ideas no depende tanto del momento de generación sino de cómo se traten las ideas una vez que sean generadas, cuán efectivamente sean evaluadas y cuan creativamente sean desarrolladas”

Y por tanto:

“En la mayoría de los cursos en Solución Creativa de Problema, se dedica mas tiempo a enseñar a los estudiantes que hacer con las ideas, que a generarlas.”

Osborn entendía que el problema que frenaba la aportación de ideas alocadas era por un lado el juicio crítico prematuro, y por otro la inhabilidad para convertirlas luego en aportaciones útiles.

Así, insistía que la habilidad para juzgar y desarrollar las ideas era tan importante, o más, que la propia generación. De hecho la única forma de aprovechar las ideas generadas es con una excelente aplicación del pensamiento crítico.

TRES: “El brainstorming NO funciona porque el análisis y la profundización en el conocimiento del problema es más efectivo para resolver un problema que generar ideas alocadas.”

Nuevamente este tipo de afirmaciones demuestran el poco conocimiento sobre el trabajo de Osborn. Una de sus frases más relevantes que demuestra el gran valor que aportaba a la definición del problema es:

“¡Puedes estar generando ideas geniales para resolver el problema equivocado!”

Este autor menciona una y otra vez la importancia del análisis del problema y la profundización en la información antes de cualquier tipo de ideación. Aún cuando así un llamado a la atención que demasiada información podía producir una “parálisis” y limitar el pensamiento en exceso.

En “Imaginación Aplicada”, escribe:

“El análisis juega un rol fundamental en la preparación, como en la síntesis y la evaluación. De hecho, el análisis puede ser tan útil para el pensamiento creativo como el pensamiento crítico.”

Osborn repite en su libro que generar ideas es solo una parte de la ecuación y, de hecho, en su proceso de Solución Creativa de Problemas, tres de los seis pasos están dedicados a identificar y explorar el problema.

“Definir el problema es la mitad de la batalla”, decía en su libro.

CUATRO: “El brainstorming NO funciona porque es muy débil, existen metodologías más potentes como el Design Thinking, el Pensamiento Lateral.”

El Design Thinking y sus variaciones, por ejemplo con el Método Lombard nacido en Silicon Valley y que enseñamos en todo el mundo,  es un potente proceso de pensamiento creativo y existen muchas otras técnicas de generación de alternativas. De hecho muchas de estas técnicas se basan en aquellas creadas ya por Alex Osborn.  El proceso de Design Thinking, cuando es observado en detalle sigue las mismas fases y casi los mismos pasos el proceso de Solución Creativa de Problemas que generó junto a Sidney Parnes: Explorar el Reto, Generar Ideas y Prepararse para la Acción.

Algunos autor exclaman que el “ponerse en la piel de los usuarios” y “hacer prototipos” son adiciones exclusivas del Design Thinking. Contrario a esto en 1960 Alex afirmaba sobre la “empatía”:

“[el problema] requiere de una mente abierta y una amplia exposición, en nuestra exploración tenemos que ir más allá que solo sentir [y experimentar]. Tenemos que profundizar en el “¿cómo?” y el “¿por qué?”.

Simplemente buscando nuevos tipos de “bolígrafos” agregará poco a nuestra creatividad. Pero entendiendo cómo funciona el bolígrafo y por qué la gente lo compra podemos llegar a líneas de pensamiento que transformen nuestra imaginación en oro. [..] las buenas ideas a menudo surgen de entender las causas del fracaso

Esta forma de “entender en profundidad el problema y las motivaciones de los usuarios” es un nuevo “descubrimiento” del Design Thinking que Osborn ya mencionaba más de cuatro décadas antes. Respecto al prototipado, por ejemplo, este autor menciona en su libro que para validar nuestras creencias sobre una idea que ya tenemos desarrollada “un prototipo en bruto debería prepararse”

O en otro pasaje:

“Este y muchos otros casos nos indican que testear de manera práctica es la mejor forma de verificación”

Y respecto a las muchas técnicas que existen ahí fuera para el pensamiento creativo, muchas de ellas se basan en los “movimientos mentales” que éste ya mencionaba en su libro: buscar los opuestos, buscar lo similar, exagerar, simplificar, selacionar con cosas alejadas o desconocidas, etc. son todos procedimientos que utilizan las “técnicas modernas”, pero que habían sido ya detalladas por Alex Osborn ¡más de 30 años antes! De hecho, aún mucha gente ignora que la técnica que recomiendan como alternativa al brainstorming SCAMPER, fue desarrollada por su autor agrupando las preguntas creativas que Alex Osborn diseño para estimular la creatividad. Yo mismo he creado una técnica basada en las preguntas de Osborn llamada TeamStorming como una evolución natural del Brainstorming, esto significa que el Brainstorming puede usarse para construir sobre el y mejorar, no es la panacea ni la solución universal, pero eso no la inhabilita como herramienta.

En resumen, la técnica del brainstorming incorpora actividades específicas para estimular la creación de ideas originales que siguen teniendo una enorme relevancia hoy día, y en la que se han basado gran parte de las técnicas creadas por otros autores posteriormente. Alex Osborn era consciente de que la incubación era tan importante como el “esfuerzo creativo” al que el hace referencia innumerables veces en sus publicaciones.

“Una vez que la sesión de brainstorming termine, se debe permitir tiempo para que las personas incuben y los participantes puedan generar aún más ideas [..] en los días siguientes el líder de la sesión deberá contactar a los participantes para recoger estas nuevas sugerencias.”

Este autor entendía que la sesión sirve para encender nuestro cerebro creativo y ponerlo en marcha hacia la búsqueda de nuevas ideas, pero que esta búsqueda no se limita al tiempo de la sesión, y que muchas veces las mejores ideas pueden suceder luego de las sesiones.

Pero que sucedan luego, no significa que se podrían haber generado sin este esfuerzo creativo previo; de hecho, en la mayoría de los casos estas ideas o inspiraciones llegan a raíz de haber realizado el esfuerzo creativo previo: Osborn dedica varias páginas de su libro a explicar formas de “invitar la inspiración”.

No hay duda de que nuevos detractores del brainstorming seguirán surgiendo. Muchos de los estudios contrarios al brainstorming incluyen uno o dos grupos de participantes e investigaciones de máximo uno o dos años. Es bueno comprender que Alex Osborn y Sidney Parnes dedicaron más de 30 años a la investigación del Pensamiento Creativo, con miles de sujetos en cientos de organizaciones públicas y privadas demostrando una y otra vez la efectividad del brainstorming.

Osborn también hizo muchas aportaciones sobre el rol del miedo en las organizaciones, la importancia de la “Confianza Creativa”, el rol de la educación, la diversidad como estímulo en la creatividad, el pensamiento visual y muchos otras valiosas aportaciones.

Para terminar con palabras de Alex Osborn que sigue teniendo vigencia hoy en día:

“Al principio de los años 50 el brainstorming se popularizó en exceso, demasiado rápido, con el resultado de que en la mayoría de los casos era mal utilizado. Mucha gente saltó al brainstorming como si fuera la panacea, y luego se volcó en contra cuando los milagros no sucedieron. De la misma forma, mucha gente se ha equivocado pensando que el brainstorming grupal es un proceso completo de solución creativa de problemas, cuando es solo una de las múltiples fases del paso “Encontrar Ideas” que a su vez es solo uno de los muchos pasos del Proceso de Solución Creativa de Problemas.”

Y también, siempre en palabras de Osborn:

“En general los problemas con el brainstorming se deben a 1. Operación Incorrecta y 2. Expectativas Exageradas [..]

Pongamos al Brainstorming en su sitio y entendámoslo como

1.Un complemento de la ideación individual
2. Un complemento de las reuniones tradicionales.
3. Un complemento para entrenar el pensamiento creativo.

Y respecto a las expectativas entendamos que:

  1. Algunas sesiones nos darán la respuesta el problema.
  2.  Algunas sesiones nos darán bases para nuevos planes.
  3. Algunas sesiones nos darán listas y guías.
  4. Algunas sesiones nos darán nuevas aproximaciones.”

Y para terminar:

“Cualquiera que desea ser creativo debe conscientemente buscar ser creativo. La mejor forma de ser más creativo es practicar la creatividad-ir a buscar problemas creativos en vez de esperar y resolver solo los problemas que nos llegan.”

 

About the author

Juan Prego
Juan Prego

Socio Director de Actitud Creativa, Creador del Creative.OS, el primer sistema operativo para gestionar la Creatividad e Innovación en las organizaciones. Fundador de "El Día de la Innovación". Autor de "Piensa como un Genio", asiduo conferenciante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Actitud Creativa